FSIE LOGRA EN LOS TRIBUNALES LA ABSOLUCIÓN DE LAS DOCENTES ACUSADAS EN UN CASO DE ACOSO ESCOLAR EN CÁCERES

Captura de pantalla 2017-07-13 a las 12.04.48.png

 

El juzgado de lo Penal 1 de Cáceres ha absuelto a la directora, la orientadora y la tutora de un menor de un colegio de Cáceres al entender que no existe delito contra la integridad moral en su modalidad de comisión por omisión como se les acusaba. El juez ha entendido, según la sentencia, que no puede considerarse que hicieran dejación de sus funciones en lo relativo a la protección de un menor ante un caso de acoso en el centro. Dos de las imputadas han contado con la defensa de los servicios jurídicos de FSIE, que pedían para ellas la absolución.

Cada una de las acusadas se enfrentaba a una pena de 18 meses de prisión y una inhabilitación profesional de cinco años, tal y como pedía la acusación particular ejercida por los padres del alumno acosado, que en el momento de los hechos tenía 12 años. La sentencia recoge como hechos probados que en diciembre de 2012 el menor protagonizó un altercado en el patio y como consecuencia del incidente el niño sufrió un estado de agitación nerviosa y llanto permanente que provocó la intervención de la orientadora y la tutora, tras lo cual fueron a las aulas donde se encontraban los participantes en el episodio para reprender su comportamiento y amonestarles.

Cuatro días después, la directora contactó con los padres para alertarles de que el niño podría estar siendo víctima de una situación de "hostigamiento prolongado", noticia que habían conocido por un alumno durante una excursión. El problema fue comunicado por la directora a la Comisión de Coordinación Pedagógica del colegio que se reunión pocos días después. Se acordó entonces reforzar la vigilancia en los recreos, y la tutora decidió hablar con el niño cada día y se programó un encuentro semanal con la orientadora.

Hasta que a finales del mes de enero los padres del menor deciden cambiar al niño de centro, las imputadas destacan que no se detectó acto de menosprecio o descrédito, ni mucho menos acontecimiento físico. En todo momento, la Inspección de Educación estuvo al corriente de las medidas adoptadas, a pesar de que la Delegación Provincial de Educación de Cáceres no conoció los hechos hasta el último día de asistencia al colegio del menor.

Es una vez abandonado el centro cuando los padres presentan denuncia por acoso escolar, y el resultado de su acción, supone la condena a servicios sociales de cuatro alumnos del colegio por su acción de acoso. Aún así, los padres llevaron a las tres docentes al banquillo por considerar que no actuaron como debían. Contra esta sentencia cabe todavía recurso.